Locales

Obamacare al desnudo

El impacto de Obamacare en Colorado, hasta diciembre de 2013.

enero 13, 2014

El nuevo plan de salud del Presidente Obama, llamado Ley de protección al paciente y cuidado de salud asequible (Patient Protection and Afordable Care Act) o más conocido como Obamacare, está ocasionando numerosos problemas morales, éticos, legales e incluso controversiales para su implementación.

Por ejemplo, para sorpresa de la gente que apoya Obama (y para la que se opone también), la ins

Imagen 2 de  charles fettinger

cripción vía internet para obtener un nuevo seguro de salud para el 2014 bajo Obamacare, terminó siendo un fiasco porque la website estaba tan mal hecha que no podía siquiera soportar el número de personas “online” que era requerido. Como muchos sabemos, en un momento la website dejó de funcionar mientras 50,000 personas estaban “online”; esto sucedió los mismos días en que webistes privadas como las de Amazon y Walmart manejaban más de 500,000 personas cada uno al mismo tiempo. Según parece, el costo total por la website de Obamacare  asciende a 1 billón de dólares de nuestros impuestos (entre el costo original de la página y el costo para arreglarla).

A la inmensa cantidad de dinero que se está gastando, se suma la complicación del cumplimiento de plazos: La última fecha para registrarse bajo Obamacare es el 31 de Marzo, pero al ritmo que van los ingresos a la web –2 millones de personas hasta el 31 de diciembre, según el gobierno-, será imposible que 7 millones se registren para entonces.

Por otro lado, a los 40 millones de personas de americanos que no tienen seguro –par

 

Pero estos no son los problemas más importantes.  Hay problemas legales y morales serios que hoy confrontamos por la falta de transparencia del presidente Obama. Si bien él ha dicho que la salud es un derecho para todos –y eso es muy noble- nunca dijo que pretendía lograrlo forzando a TODOS a pagar el plan de salud para TODOS.  Por ejemplo, el presidente quiere que más mujeres tengan acceso a contraceptivos, abortivos y esterilizaciones, pero dado que eso incrementaría el costo de sus seguros, Obama pretende que los planes de salud de TODOS (niños, niñas, hombres y ancianas) contengan una póliza para contracepción, a pesar de que NUNCA la vamos a usar; de esa manera todos estaríamos pagando por los anticonceptivos de las mujeres que los quieren.

Son muchas las instituciones religiosas las que se han visto afectadas por la nueva leyEste punto, en particular, afecta directamente a católicos, cristianos y personas con creencias religiosas o valores morales, obligándolos a contradecir sus convicciones y principios morales contra el aborto y la anticoncepción, y atacando la libertad de religiosa de millones en el país. No en vano, todavía están pendientes los juicios de diversas instituciones religiosas contra el gobierno, que quiere obligar que las mismas ofrezcan estos “beneficios” en forma obligatoria a sus empleados.a quienes el Obamacare prometía el sueño de ofrecerlo- es probable que se sumen 5 millones más de personas que perdieron su seguro en los últimos 3 meses, a raíz de que las compañías de seguros cancelaron sus pólizas, argumentando que las cosas que Obamacare requiere no son posibles. El resultado es que hoy, en vez de tener más ciudadanos asegurados, tenemos 3 millones más de americanos sin seguro, que el año anterior.

Al margen del tema religioso, tampoco hay salida para aquellos que discrepan con Obamacare. Al ser una ley del gobierno, aquellos que no quieran una póliza de seguros que incluya todo lo mencionado, se quedarán sin seguro y deberán pagar una multa.

La situación es pues muy complicada. Incluso los propios senadores y congresistas demócratas han manifestado su disgusto. De ahí que el presidente Obama haya empezado a crear “excepciones” y “postergaciones” de diversos requisitos y plazos que la ley manda; por ejemplo para solucionar a los 5 millones de personas que perdieron los seguros, Obama decretó que se podían quedar un año más con su antiguo seguro, hasta decidir el próximo año cómo funcionarán las cosas. Sin embargo, es muy probable que muchas compañías de seguros, al ser privadas, no reaseguren a nadie porque no hay ley que las obligue. De allí el problema legal que origina el presidente al cambiar la ley a su conveniencia, ya hay más de 10 fiscales estatales (state atorneys) que están cuestionando la legalidad de las postergaciones o cancelaciones que el presidente Obama ordena cada vez que Obamacare entra en problemas.

* El Dr. Luis E. Raez, es medicó del “American Board Certified in Internal Medicine”, “Medical Oncology” and “Geriatric Medicine”. Trabaja como Director Médico del “Memorial Cancer Institute” en Broward County Florida y es Profesor Clínico Asociado de Medicina de la Florida International Univesity (FIU). El Dr. Raez tiene un interés muy grande por la ética médica y moral, ha publicado libros y artículos sobre estos temas en inglés, español y portugués.