Locales

Líderes aprendieron a hablar el lenguaje de la Iglesia

Programa en Regis ofreció herramientas que enriquecerán el Ministerio Hispano

Foto de Bernard GrantLos 21 participantes del curso intensivo de formación en Regis, salieron con un encendido ardor evangélico, con nuevas herramientas organizativas, un mayor conocimiento de la cultura y con el deseo de renovar el ministerio hispano.

agosto 05, 2014

Como Director del Ministerio Hispano, Luis Soto ha escuchado en repetidas oportunidades la necesidad de que la Iglesia en Estados Unidos, hable el lenguaje hispano, sin embargo con el programa de Regis, comparte Soto, “los líderes han comprendido la importancia de hablar el lenguaje de la Iglesia en Estados Unidos”.

Los frutos ya se podían vislumbrar el día de la clausura, 21 líderes -que luego de 10 días intensos de formación- regresaban a sus parroquias con un ardor apostólico renovado y dispuestos a servir a la Iglesia compartiendo y poniendo en práctica lo aprendido.

“Me voy feliz, con muchos nuevos recursos y una gran responsabilidad, soy la más joven del grupo y la única de mis compañeros coordinadores que pudo venir”, señaló Joscelyn Lozoya, coordinadora de jóvenes de la parroquia Our Lady Mother of the Church y encargada de la coordinación de cursos para adultos en Centro San Juan Diego.Luis Soto y Thomas Reynolds han sidolos principales promotores del programa

Juan Carlos Reyes por otro lado, señaló que terminaba el programa “con una nueva perspectiva y renovado, con ganas de servir adecuadamente a mi comunidad”.  Para Reyes, el conocer a mayor profundidad temas sobre presupuesto, planeación, recaudación de fondos, y otras herramientas prácticas, fue un elemento de mucha ayuda, pues lo considera importante para sacar adelante su ministerio.

El programa de Liderazgo Católico Hispano, organizado por el Ministerio Hispano de la Arquidiócesis de Denver, en convenio con la universidad Regis, se llevó a cabo del 22 al 31 de julio y ofreció interesantes reflexiones sobre temas referidos a la fe, la cultura y elementos organizativos para un mejor liderazgo.

“Los hispanos tienen un papel importante en el futuro de la Iglesia, por eso, junto a la Arquidiócesis de Denver, hemos trabajado en el desarrollo de este programa a lo largo de un año y medio”, señaló Thomas Reynolds, Vicepresidente de Misión y Ministerio de la Universidad Regis. Reynolds dio la bienvenida a los participantes después de la misa inaugural, celebrada al inicio del programa, señalando que “nos sentimos honrados y bendecidos de tenerlos aquí”.

Luis Soto, Director del Ministerio Hispano, y uno de los principales promotores del programa, señaló que “proveer oportunidades de liderazgo a quienes sirven en el ministerio hispano es esencial para nuestra misión. Hemos visto además que nuestros líderes necesitan formación de nivel universitario y capacidades organizativas”.

Un recorrido sobre la historia de inmigración
Durante la mañana de la segunda sesión, los participantes dialogaron sobre la historia de inmigración en los Estados Unidos, comprendiendo que desde el inicio de la fundación del país, muchos grupos inmigrantes, incluyendo los irlandeses, han enfrentado discriminación por haber venido en grandes números. La discusiónestuvodirigidapor la Dra. Nicki Gonzales, profesora asociada de historia y política de Regis.

“Para comprender la situación actual del debate inmigratorio es importante conocer la situación histórica, porque hay patrones y tendencias que se repiten, comprender esto ayuda a cerrar las brechas culturales y educar a la sociedad sobre el impacto positivo de la inmigración”, señaló Gonzales en una entrevista con El Pueblo Católico, compartiendo además estar impresionada por la energía, entusiasmo y sinceridad de los participantes.

Una Iglesia misionera
El padre Prudencio Rodríguez, Director del Centro de Evangelización  DePaul en Montbello, California, presentó a los participantes la historia de la Iglesia católica en EstadDSC_5840os Unidos.

Según el sacerdote español, experto en estudios hispanos, los primeros en llegar a estas tierras fueron clérigos, sacerdotes y soldados españoles. Ellos llegaron en el año 1,500, antes de que Estados Unidos fuera un país.

“Los misioneros llegaron a la zona sur del país, por eso esta parte tiene influencia católica, a diferencia del norte, conquistada por inmigrantes protestantes”, explicó el p. Rodríguez. El sacerdote resaltó la importancia de conocer la historia de la arquidiócesis y la parroquia en la que se sirve, “pues eso da una perspectiva para planear los ministerios”, dijo, añadiendo que “somos una Iglesia misionera, nuestra experiencia es la de ir al encuentro del otro”.

Luces sobre la cultura de Estados Unidos
Karna Swanson, Directora de Comunicaciones de la Arquidiócesis de Denver y Lic. en Ciencias Políticas, ofreció los rasgos más importantes de la cultura estadounidense. Entre los puntos que tocó estaban la política, las leyes, la Constitución de Estados Unidos y las consecuencias del secularismo.

Liderazgo: un servicio de amor
Durante el programa los participantes comprendieron que ser líder es estar al servicio del otro, esta idea está en el corazón de la espiritualidad ignaciana, de la que bebe la Universidad jesuita Regis.

DSC_5824
Los líderes recibieron herramientas importantes para ejercer este servicio en sus diferentes ministerios, entre ellas, aprendieron sobre la realidad de una organización sin fines de lucro y su finalidad; el sistema de empleos y las leyes que protegen a los empleadores; la metodología para hacer un buen presupuesto; la evaluación de programas a través de recursos de encuestas, entrevistas y  focus groups; así como los 9 principios de la doctrina social de la Iglesia, cuya aplicación ayuda a responder como líderes católicos al panorama político actual.

“He podido aprender sobre mi cultura desde otra perspectiva y me ha sido muy valioso ver las reacciones de mis hermanos hispanos al respecto”, señaló Kalynn Webster, nativa de Minnesota y Coordinadora de la Pastoral juvenil hispana en Denver. Para Webster fue interesante comprender que para muchos de los que trabajan en la pastoral, “lo primero en lo que pensamos, no es necesariamente planeación y estrategia, sino en tener un encuentro con la persona a la que servimos y anunciar el Evangelio, tratar de aplicar estas estrategias es un poco extraño al comienzo, sin embargo, siento que estas herramientas me van a ayudar a impulsar mi ministerio y hacerlo más efectivo”.

Tres de los participantes venían de otras diócesis, entre ellos estaba la Hna. Mercedes
Castillo, misionera Comboniana, que trabaja en la diócesis de Baltimore como Directora del ministerio hispano, ella se lleva a su diócesis una nueva visión de liderazgo que la ayudará a dar una formación integral y profesional a su comunidad.