Vida y Familia

La obesidad y sobrepeso en las mujeres

Foto Stock.adobe.com

abril 11, 2016

La educación alimentaria, la actividad física, la salud emocional, pero sobre todo el amor propio parecieran ser la clave para encaminarse a una vida más saludable, prevenir y combatir la obesidad y en las mujeres, quienes son el sexo más afectado por este mal.

Este fue el caso de Julissa y Areli, dos mujeres que vencieron la obesidad.

Ser obeso tiene consecuencias en la salud. Así lo descubrió Julissa Soto quien a sus 41 años cuenta que el ser “la gordita de la familia” le trajo muchas enfermedades físicas y psicológicas. “Me sentía mal, tenía colesterol, presión alta y depresiones”, recuerda.

A los  treinta y seis  años y después de pesar casi doscientas libras, esta mujer de 5’1” de estatura tomó la decisión de dar un cambio a su vida. Todo comenzó con querer sentirse bien por lo cual inició con cambiar su manera de comer y recurrir a diferentes programas de ayuda, ya que presentó altibajos emocionales donde sentía frustración, estrés y ansiedad al no ver los resultados que ella deseaba. Julissa no se dio por vencida y ahora tiene un peso adecuado a su estatura, se convirtió en fisicoculturista y lleva una vida basada en la alimentación y el ejercicio.

Areli Tovar es una instructora de “fitness” que desde hace 7 años conoció la maravilla de llevar una vida saludable, no sin antes haber pasado por períodos de frustración: “Unas veces bajaba cinco libras, pero subía diez; otras bajaba diez y subía cinco”, aseguró. Fue a sus 26 años y mientras vivía en Hawái que esta chica decidió que su volumen no era saludable (pesaba 175 libras y medía 5’ pies de estatura) y comenzó a educarse en el tema de la nutrición. Al cabo de un año, Areli logró bajar 65 libras y cambiar su estilo de vida, implementando la actividad física como parte de su rutina.

 

Las dietas no funcionan

Precisamente sobre la educación alimentaria, Malena Perdomo, MS, RD, CDE, nutricionista-dietista quien ha trabajado en diferentes campañas educando a los latinos en Estados Unidos acerca de la nutrición, indica que lo más importante es desarrollar el hábito de comer saludable por la salud y no por lo estético.

Perdomo enfatiza que las dietas no funcionan: “Quitarse la mentalidad de estar a dieta es esencial para mantenerse saludable”, dijo la nutricionista. Ella explica que cuando una persona se pone “a dieta” se desarrolla la mentalidad de “esperar únicamente al resultado final que es bajar de peso”, pero una vez alcanzada la meta, la mayoría de las personas dejan la dieta y recuperan el peso perdido. “Se debe de pensar en realizar cambios del estilo de vida, del comportamiento a la hora de comer y de la manera de cocinar”, agregó.

 

¿Existe la receta perfecta?

No existe una receta perfecta para bajar de peso ya que cada caso es diferente, pero el factor más importante es “hacer una reflexión sobre el cuidado que le brindamos a nuestro acompañante desconocido e ignorado, que es nuestro cuerpo”, sugiere la psicóloga Yolanda Barrera.

“Hay personas que cuando se sienten cansadas sienten la necesidad de comer para sentir la energía que produce el alimento, como existen también los comedores emocionales (aquellas personas que comen por ansiedad o por depresión, etc.)”

Es por eso que desde el punto de vista psicológico, el equilibrio en los diferentes aspectos de la vida de la persona es fundamental para una mente y un cuerpo sano.

 

Factores de riesgo

Entre los factores de riesgo más comunes de la obesidad y sobrepeso se encuentran las alteraciones en el sueño, la depresión, el estado de ánimo, la ansiedad y la ingesta y gasto de calorías, así como una baja autoestima.

 

Recomendaciones

Perdomo recomienda llevar un diario de lo que se ingiere diariamente, así como de las cantidades y el horario de comidas para estar más conscientes de los cambios que se pueden realizar. Además, sugiere hacer del momento de comer un tiempo sagrado, evitando comer de prisa, sentado frente al televisor o mientras se está en el vehículo, y también mantenerse hidratado, tomando la mitad de tu peso en onzas de agua.

Por su parte, la doctora Barrera sugiere que si el cuerpo es el templo que el Creador dio a cada uno de sus hijos, es importante plantearse la pregunta: ¿Estoy respetando mi templo? Eso hará que la persona esté más consciente del cuidado que se presta a sí mismo.

 

Estadísticas y datos curiosos

La obesidad afecta a unos grupos más que a otros, siendo los hispanos el segundo grupo más afectado (42.5%).

Las mujeres que tienen un postgrado son menos propensas a este mal, comparadas con las mujeres con menos educación.

 

 

 

 

 

 

¿Te gusta evangelizar? Comparte esta historia.

,